CULTURA

Bucéfalo - El embargo

Tema de la banda extremeña, adaptación del escritor Gabriel y Galán Señol jues, pasi usté más alanti y que entrin tos esos, no le dé a usté ansia no le dé a usté mieo… Si venís antiayel a afligila sos tumbo a la puerta. ¡Pero ya s’ha muerto! ¡Embargal, embargal los avíos, que aquí no hay dinero: lo he gastao en comías pa ella y en boticas que no le sirvieron; y eso que me quea, porque no me dio tiempo a vendello, ya me está sobrando, ya me está gediendo! Embargal esi sacho de pico, y esas jocis clavás en el techo, y esa segureja y ese cacho e liendro… ¡Jerramientas, que no quedi una! ¿Ya pa qué las quiero? Si tuviá que ganalo pa ella, ¡cualisquiá me quitaba a mí eso! Pero ya no quio vel esi sacho, ni esas jocis clavás en el techo, ni esa segureja ni ese cacho e liendro… ¡Pero a vel, señol jues: cuidaíto si alguno de ésos es osao de tocali a esa cama ondi ella s’ha muerto: la camita ondi yo la he querío cuando dambos estábamos güenos; la camita ondi yo la he cuidiau, la camita ondi estuvo su cuerpo cuatro mesis vivo y una nochi muerto! ¡Señol jues: que nenguno sea osao de tocali a esa cama ni un pelo, porque aquí lo jinco delanti usté mesmo! Lleváisoslo todu, todu, menus eso, que esas mantas tienin suol de su cuerpo… ¡y me güelin, me güelin a ella ca ves que las güelo!… Salmantino, hijo de labradores, maestro de escuela y agricultor él mismo, Gabriel y Galán aborrecía la ciudad (a Madrid la calificaba como “modernópolis), y pasó buena parte de su corta vida en Extremadura. Entre su obra poética llaman la atención los poemas escritos en la lengua vernácula de Extremadura, el “altoextremeño”, rebautizado a principios del siglo pasado como “castúo”. En este poema cuenta una escena de un embargo en el medio rural. Me pareció oportuno recordarlo hoy, cuando en los juzgados se resuelven cientos de embargos diarios por impago de hipotecas.