2. Y llegaron los romanos

2. Y llegaron los romanos

Pues, bien, en el siglo III se produjo una grave y prolongada época de vacas flacas, de crisis, en todo el Imperio romano que obligó a la gente a huir de la ciudad al campo para poder subsistir. Debió producirse entonces la ocupación total de Sierra de Gata, que hasta entonces era bastante limitada
4. La cristianización de Sierra de Gata

4. La cristianización de Sierra de Gata

Habremos, pues, de concluir que si queremos presumir de un cristianismo antañón y de gran raigambre hemos de admitir la posibilidad, que no la certeza, de que el cristianismo en Sierra de Gata fuera introducido después del siglo VI por las hipotéticas diócesis suevas o visigodas de Ciudad Rodrigo y Coria
6. Los musulmanes (I)

6. Los musulmanes (I)

Cuando quien escribe estas líneas se dedicaba a la enseñanza ponía gran empeño en hablar de musulmanes y no de árabes porque ese ejército vencedor, casi de inmediato convertido en invasor, estaba formado por dos grupos étnicos bien diferentes: los árabes (que eran los jefes) y los beréberes o moros (que eran la clase de tropa)
10. Sierra de Gata en la plena Edad Media (siglos XI a XIII). La repoblación y el régimen jurídico

10. Sierra de Gata en la plena Edad Media (siglos XI a XIII). La repoblación y el régimen jurídico

En nuestra comarca, la repoblación, además de por la Corona, fue llevaba a cabo fundamentalmente por las órdenes de Alcántara, del Hospital y de la ciudad de Coria a través de los fueros citados en un artículo anterior: Coria, Navasfrías (1223), Salvaleón (1227), Santibáñez (¿1227?), Trevejo (1228), Villamiel (1235) y uno aún no citado: el de Villasbuenas (1256)

 

12. Sierra de Gata en la plena Edad Media (siglos XI a XIII). Restos del románico

12. Sierra de Gata en la plena Edad Media (siglos XI a XIII). Restos del románico

En un artículo anterior hablábamos de la vida del hombre común durante la época en la que floreció el arte románico y de las iglesias de este estilo en nuestra comarca. Prometíamos hablar de dos obras singulares que hemos atribuido a este período: la Mujer Panzuda y la Escarrapachá del Teso. En las líneas siguientes va lo prometido.

14. Sierra de Gata en la plena Edad Media (siglos XI a XIII). Sierra de Gata a mediados del siglo XIII

14. Sierra de Gata en la plena Edad Media (siglos XI a XIII). Sierra de Gata a mediados del siglo XIII

Desde hace unas semanas venimos hablando del estado de Sierra de Gata durante la Plena Edad Media. Como hay el peligro de que el fárrago de datos expuestos lleve a la confusión hagamos un breve resumen de lo dicho sobre nuestra comarca en el período en el que estaba a punto de finalizar ese período histórico

16. Sierra de Gata en la Baja Edad Media (siglos XIV y XV). El reinado de Alfonso XI

16. Sierra de Gata en la Baja Edad Media (siglos XIV y XV). El reinado de Alfonso XI

La Baja Edad Media (siglos XIV y XV) se llama así por una razón tan simple como es la de ocupar el nivel inferior de esa Edad en cualquier cuadro sinóptico de nuestra Historia. Fue una época convulsa con graves crisis demográficas, políticas y religiosas pero también fue una época culturalmente brillante que culminó con el esplendor del Renacimiento. El primer rey de Castilla en ese período fue Alfonso XI, llamado en los libros el Justiciero por haber llevado a cabo todas las reformas legislativas que había soñado su bisabuelo Alfonso X. Veamos, someramente, que ocurrió durante ese reinado en Sierra de Gata

18. Sierra de Gata en la Baja Edad Media. El reinado de Enrique II: cuando pudimos ser portugueses

18. Sierra de Gata en la Baja Edad Media. El reinado de Enrique II: cuando pudimos ser portugueses

La llegada al trono de Castilla del asesino y usurpador Enrique II llevó al reino al borde de la descomposición. Para pagar los favores de quienes le ayudaron en su ilegítimo acceso al trono creó una nueva nobleza, a base de segundones, a quienes concedió tantas “mercedes” que la autoridad de la Corona fue poco más que nominal. Durante este reinado parte de Sierra de Gata pasó a ser un señorío particular y otra parte pudo haber pasado a soberanía portuguesa.

19. Sierra de Gata en la Baja Edad Media. El reinado de Juan I (1379-1390): los portugueses nos atizan

19. Sierra de Gata en la Baja Edad Media. El reinado de Juan I (1379-1390): los portugueses nos atizan

Juan I de Castilla casó con Beatriz de Portugal, heredera de este reino. Cuando el rey castellano quiso hacer valer, posiblemente de forma abusiva, los derechos de su esposa al trono portugués fue derrotado en Aljubarrota. Si mala fue la derrota peor fue que los envalentonados portugueses vinieran por la Sierra e hicieran lo que les vino en gana
3. ¿Estuvo Viriato por aquí?

3. ¿Estuvo Viriato por aquí?

Como a los lusitanos de entonces se les suponía tan cerriles y montaraces que no conocían la agricultura y de algo tenían que vivir se les catalogó como pastores. Viriato era, pues, según los antiguos cronistas un pastor lusitano
5. Los bárbaros a la vista

5. Los bárbaros a la vista

Cualquier libro de Historia dice que el año 409 fue el de la entrada violenta e ilegal de los llamados pueblos bárbaros en Hispania. Y que esos pueblos eran los de los vándalos, suevos y alanos. Los bárbaros, aunque actualmente su nombre sea sinónimo de destructores, no eran más asilvestrados que los romanos
7. Los musulmanes (II)

7. Los musulmanes (II)

La semana anterior habíamos dejado a árabes y beréberes peleándose con entusiasmo. Pero como todos sabemos no hay mal que cien años dure

9. Sierra de Gata en la plena Edad Media (siglos XI a XIII): La Reconquista definitiva

9. Sierra de Gata en la plena Edad Media (siglos XI a XIII): La Reconquista definitiva

Hasta después de la batalla de las Navas de Tolosa 1212, que supuso la quiebra de la hegemonía musulmana, no estuvo Alfonso IX en condiciones de proceder a la conquista definitiva de la Sierra y la Transierra. El 11 de noviembre del mismo año se firmó en Coimbra una tregua, la tregua de los tres Alfonsos (Alfonso IX de León, su excuñado Alfonso II de Portugal y su exsuegro Alfonso VIII de Castilla) para no luchar entre sí
8. Sierra de Gata durante la Alta Edad Media (Siglos VIII a X)

8. Sierra de Gata durante la Alta Edad Media (Siglos VIII a X)

Cuando el año 1031 se produjo la división de Al Ándalus, la Sierra debió recuperar un tanto la paz y tranquilidad porque no hay ningún tipo de noticias de ella y ya se sabe que la Historia tiende con harta frecuencia a contar las desgracias
11. Sierra de Gata en la plena Edad Media (siglos XI a XIII). La vida en el románico

11. Sierra de Gata en la plena Edad Media (siglos XI a XIII). La vida en el románico

Aunque los estudiosos debaten sobre el tiempo exacto, los siglos, en los que se produjo el llamado arte románico todos están de acuerdo en que coincidió en parte de lo que, en líneas generales, se llama Alta Edad Media que como dice el título de la serie de artículos que venimos dedicando a ella comprende los siglos XI a XIII

 

13. Sierra de Gata en la plena Edad Media (siglos XI a XIII). Sierra de Gata se santifica

13. Sierra de Gata en la plena Edad Media (siglos XI a XIII). Sierra de Gata se santifica

Hemos hablado en artículos anteriores de la reconquista y del régimen jurídico de los pueblos de nuestra comarca, de cómo vivía la gente, de los restos arquitectónicos del románico e incluso de las obras singulares que son la Mujer Panzuda, en Villasbuenas de Gata y la Escarrapachá del Teso, en Villamiel. Hablaremos hoy de los primeros conventos e iglesias de los que tenemos constancia documental o simplemente tradicional o lo que es lo mismo de cómo Sierra de Gata se fue santificando.

 

15. Sierra de Gata en la plena Edad Media (siglos XI a XIII). El final del período: guerras civiles

15. Sierra de Gata en la plena Edad Media (siglos XI a XIII). El final del período: guerras civiles

Con este artículo terminamos de exponer la situación de Sierra de Gata durante la Plena Edad Media de la que hemos venido hablando en semanas anteriores. Hablamos de las guerras civiles que sufrió el reino y por derivación nuestra comarca

17. Sierra de Gata en la baja Edad Media (siglos XIV y XV). El reinado de Pedro I (1350-1369)

17. Sierra de Gata en la baja Edad Media (siglos XIV y XV). El reinado de Pedro I (1350-1369)

En el artículo de la semana pasada el autor hablaba del hermoso y prohibido amor entre Alfonso XI y Leonor de Guzmán. En éste, vuelve a las andadas y habla –casi con regodeo-- de lo mucho que se quisieron, también contra las normas, Pedro I y María de Padilla. Para justificar el título de esta serie de artículos dice algo, no demasiado, de lo que aconteció en Sierra de Gata donde, por otra parte, tampoco ocurrieron sucesos notables. Habrá que perdonarle porque como dijo hace siete días en lo único que cree es en la libertad y el amor, o acaso ¿en la libertad de amar?

 

21. Sierra de Gata en la Baja Edad Media. Pequeñeces durante el reinado de Juan II

21. Sierra de Gata en la Baja Edad Media. Pequeñeces durante el reinado de Juan II

En el artículo anterior se hablaba de cómo quedó Castilla cuando fueron desplazados de ella los enredadores infantes de Aragón. Mas, dejábamos para después el relato de pequeños acontecimientos que ocurrieron durante el largo reinado de Juan II (1406-1454) y, sobre todo, la influencia que tuvo en nuestra comarca el por tantos motivos sorprendente maestre de Alcántara dom Gutierra de Sotomayor. Vamos a verlos

 

20. Sierra de Gata en la Baja Edad Media. Reinados de Enrique III y Juan II

20. Sierra de Gata en la Baja Edad Media. Reinados de Enrique III y Juan II

En el siglo XIV los reyes de Castilla morían excesivamente jóvenes. Fernando IV lo hizo a los veintisiete años, Alfonso XI a los treinta y nueve, Pedro I fue asesinado cuando tenía treinta y cinco, su hermano y asesino Enrique II duró algo más: hasta los cuarenta y cinco, a Juan I lo quitó del medio un caballo recién cumplidos los treinta y dos. Esas muertes prematuras obligaron a regencias, casi siempre nefastas, que debilitaron el reino y que, como es lógico, tuvieron su influencia en nuestra comarca.

Facebook
I ANIVERSARIO ¿Tiene sentido Sierra de Gata Digital?

I ANIVERSARIO ¿Tiene sentido Sierra de Gata Digital?

Para Domingo Domené, autor de la Historia de Sierra de Gata en este diario, la comarca está muy lejos del mundo y de los políticos y debe ser ella la que se acerque a ese mundo lejano que la posterga y haga oír su voz. En opinión del historiador, Sierra de Gata Digital es la voz, y debe seguir siéndolo, de nuestra comarca



22. Sierra de Gata en la Baja Edad Media. El conflictivo reinado de Enrique IV ((1454--1474)

22. Sierra de Gata en la Baja Edad Media. El conflictivo reinado de Enrique IV ((1454--1474)

De Enrique IV últimamente sabemos mucho, no siempre acertado, merced a Isabel, la serie de televisión que tanto y merecido éxito tiene. Como podemos ver en dicha serie fue el suyo un reinado conflictivo que afectó a todos los territorios de Castilla. Como es natural Sierra de Gata no iba a ser una excepción. Trataremos de ver lo relacionado con ella

23. Los Reyes Católicos: El final del desmadre

23. Los Reyes Católicos: El final del desmadre

No vamos a hablar de la guerra de sucesión habida en Castilla tras la muerte de Enrique IV entre su hija doña Juana la Beltraneja e Isabel, la hermana del mismo Enrique IV aunque dicha guerra tuviese en Extremadura singular importancia. Hablaremos únicamente de aquello que de forma más o menos directa tuvo relación con Sierra de Gata. Remarcaremos, eso sí, que durante el reinado conjunto de Isabel I de Castilla (1474-1504), y su esposo Fernando II de Aragón y V de Castilla (1474-1504), los Reyes Católicos, en todo lo que hoy es España se acabó el desmadre y el que cada poderoso hiciese lo que le diese la gana.

24. El Siglo XVI (I): Carlos I (1516-1556)

24. El Siglo XVI (I): Carlos I (1516-1556)

El que el mal llamado Carlos I de España (realmente lo era de tres coronas independientes: Castilla y Aragón –donde sí era el primer rey de ese nombre- y Navarra –donde era el IV-) fuera también soberano de Borgoña (actuales Bélgica, Holanda, Luxemburgo, parte de Francia), de la Austria de entonces (bastante más extensa que la de ahora) e incluso emperador de Alemania (Carlos V) fue –en criterio muy personal de este cronista- una desgracia para España porque gran parte de los recursos de los reinos españoles y en forma especial de los del reino de Castilla se dedicaron durante los siglos XVI y XVII a defender los intereses de la Casa de Habsburgo o de de Austria casi nunca coincidentes con los de lo que hoy llamamos España

De su reinado solamente hablaremos –como siempre- de lo que tuvo incidencia en Sierra de Gata.

 

25. Siglo XVI (II): La emigración a Indias

25. Siglo XVI (II): La emigración a Indias

La mayor parte de la conquista y primera colonización de lo que los españoles llamaban Indias y en el resto de Europa se llamaba América tuvo lugar durante el reinado de Carlos I. Pero, éste estaba más empeñado en ser Carlos V, es decir, en ser y presumir de emperador y le prestó escasa atención y poco interés (conocido es el menosprecio que al parecer le hizo a Hernán Cortés). Dejando a un lado al emperador hablaremos de nuestros paisanos que dejando nuestra hermosa tierra se atrevieron a cruzar el mar e irse a Ultramar

26. Siglo XVI (III). Felipe II (1556-1598): La rutina interior

26. Siglo XVI (III). Felipe II (1556-1598): La rutina interior

Aunque durante el reinado de Felipe II España (Castilla sobre todo) estuvo casi permanentemente liada en guerras exteriores por defender los intereses de la Casa de Habsburgo y por el afán del rey de que todos sus súbditos siguieran siendo católicos (conflictos en los Países Bajos) en Castilla fue un período de tranquilidad que no se quebró ni con la sublevación de los moriscos ni con la miniguerra para incorporar a la Corona el reino de Portugal. No hubo, pues, en Sierra de Gata ningún suceso de importancia. Sólo la feliz rutina. Hablaremos de unas cuantas cosas, rutinarias, sin ninguna relación entre sí.
27. Siglo XVI (IV). Felipe II: Las iglesias

27. Siglo XVI (IV). Felipe II: Las iglesias

Durante el reinado de Felipe II España se convirtió en “martillo de herejes” o lo que es lo mismo nuestro rey se empeñó en perseguir a quienes se encuadraban en las amplias filas de lo que, genéricamente, llamamos protestantismo. Ese afán de que todos los europeos fueran católicos nos costó muy caro. En pagar y mantener a los tercios que luchaban con honor (y burreaban) por los Países Bajos y Centroeuropa se gastaba gran parte de la cuantiosa plata que venía de América. Hasta tres veces tuvo el rey que declararse en bancarrota o lo que es lo mismo en ruina total. Pero esa situación ruinosa no fue la tónica general del reinado ni del reino como le demuestra el hecho de que el aspecto de la mayor parte de las iglesias de Sierra de Gata date de entonces
28. El siglo XVI (V): El auge de los conventos

28. El siglo XVI (V): El auge de los conventos

En un artículo anterior decíamos que el aspecto actual de la mayor parte de las iglesias parroquiales de Sierra de Gata data de la época de Felipe II. En el mismo reinado los numerosos conventos de nuestra comarca alcanzaron un auge que hoy, vistas sus ruinas, nos sorprende que hubieran podido ser de tanta importancia

 

29. El siglo XVII (I). Felipe III (1598/1621). La expulsión de los moriscos

29. El siglo XVII (I). Felipe III (1598/1621). La expulsión de los moriscos

A Felipe II le sucedió su hijo Felipe III, un hombre inteligente pero débil de voluntad que odiaba los asuntos de Estado y se refugiaba en una religiosidad más cultual que ética. Su odio a los asuntos de Estado le llevó a entregar el gobierno a validos (duque de Lerma y su hijo el duque de Uceda) quienes tanto por temperamento como por la escasez de recursos renunciaron a meter a Castilla en más líos Durante ese reinado se decretó la expulsión de los moriscos que aquí, en Sierra de Gata, también tuvo su incidencia.
30. EL SIGLO XVII (II). Felipe IV (1621-1665): La guerra de la independencia de Portugal

30. EL SIGLO XVII (II). Felipe IV (1621-1665): La guerra de la independencia de Portugal

Felipe IV tenía diez y seis años cuando accedió al trono. Era más inteligente que su padre, pero el nuevo valido, el mal llamado conde-duque de Olivares (realmente era conde de Olivares y duque de Sanlúcar) hizo todo lo posible, y lo consiguió, para que el joven monarca se dedicase más a la juerga y los placeres que a los asuntos de Estado. Y así nos fue

 

31. El siglo XVII (III). Carlos II (1665/1700): La independencia de Portugal

31. El siglo XVII (III). Carlos II (1665/1700): La independencia de Portugal

Carlos II, enfermizo, retrasado mental y físico, tenía cinco años cuando falleció su padre. Inicialmente asumió la regencia su madre doña Mariana de Austria quien encargó el gobierno del jesuita alemán padre Nithard. Éste tuvo la extraña habilidad de enemistarse con todos, tanto con el pueblo llano como con la aristocracia y por si fuera poco tuvo que firmar el Tratado de Lisboa (1668) en el que la Monarquía (o España si se quiere decir así) reconocía la independencia de Portugal
32. El siglo XVII (IV). Carlos II (1665/1700). Los años difíciles

32. El siglo XVII (IV). Carlos II (1665/1700). Los años difíciles

Después de la independencia de Portugal era preciso restañar las heridas que la guerra había dejado en nuestra comarca. Bien. Ya estábamos en paz con los vecinos del otro lado de la raya. Había que empezar a vivir, a restañar las heridas; pero el cuerpo social no estaba demasiado boyante. A los desastres que había ocasionado la guerra había que unir la galopante crisis de precios, las malas cosechas y las epidemias. Menos mal que los ministros de Carlos II viendo la gravedad de la situación decidieron no subir los impuestos
33. Siglo XVIII. La personalidad de Felipe V

33. Siglo XVIII. La personalidad de Felipe V

El día 1 de noviembre del año 1700 moría el infortunado Carlos II y cinco días después el jovencísimo duque de Anjou era proclamado en París rey de España en presencia de su abuelo Luis XIV, con el nombre de Felipe V. Con él se iniciaba en España la dinastía de Borbón que después de tres destronamientos sigue en el trono de nuestro país. Por una vez, sin que sirva de precedente y por pura diversión dejamos a un lado la Historia de Sierra de Gata, y vamos a dedicar un artículo a la historia cotilla o lo que es lo mismo a la extraña personalidad del nuevo rey.
34. Siglo XVIII (II). Felipe V. La guerra de Sucesión (1701-1713)

34. Siglo XVIII (II). Felipe V. La guerra de Sucesión (1701-1713)

Cuando Carlos II estaba a punto de morir había dos pretendientes a heredarle: Felipe de Anjou (o Felipe de Borbón) y el archiduque Carlos de Habsburgo (o Carlos de Austria). Ya dijimos en el artículo anterior que Carlos II dejó como heredero a Felipe. Aunque la llegada de éste fue bien recibida en todos los territorios de la Monarquía Hispánica no ocurrió lo mismo en el resto de Europa. Inglaterra, Holanda y Austria temían el que podía ser excesivo poder de los Borbones con Luis XIV en Francia y Felipe V en España. Y formaron una alianza frente a ellos. Resultado: la guerra de Sucesión española que fue tanto una guerra europea como una guerra civil en nuestro país. Nos limitaremos a este último aspecto y en forma especial con lo relacionado con Extremadura y Sierra de Gata
35. Siglo XVIII (III) El resto del reinado de Felipe V (1713/1746): pequeñas cosas

35. Siglo XVIII (III) El resto del reinado de Felipe V (1713/1746): pequeñas cosas

Ya dijimos que Felipe V a pesar de su enfermedad mental no fue un mal rey. Creó las Secretarías de Estado y de Despacho (origen de los actuales ministerios), reformó la administración territorial, el ejército, la Armada, la Hacienda Pública e introdujo nuevas instituciones culturales como la Real Academia Española (1713) o la Real Academia de la Historia (1738). Acabada la Guerra de Sucesión la vida transcurrió sobresaltos, con relativa placidez y sin sobresaltos. Aquí, en Sierra de Gata no ocurrió nada notable. Nos limitaremos a exponer algunos sucesos puramente anecdóticos.
36. Siglo XVIII (IV) Reinado de Fernando VI (1746/1759)

36. Siglo XVIII (IV) Reinado de Fernando VI (1746/1759)

A Felipe V le sucedió su hijo Fernando VI, fruto del primer matrimonio de su padre. Fernando VI había estado marginado de la Corte por decisión de su madrastra Isabel de Farnesio. En 1729 se había casado en Badajoz con la infanta Bárbara de Braganza, no muy agraciada físicamente (“Pobre, fea y portuguesa, chúpate esa” decía el populacho), una mujer culta (dominaba seis idiomas) y dulce de la que el rey se enamoró profundamente, tanto que cuando doña Bárbara murió Fernando VI que había heredado de su padre el carácter bipolar enloqueció sin remedio. Ambos están enterrados en las Salesas Reales de Madrid. Fernando VI, neutralista en política exterior, también fue un buen rey. Durante sus trece años de reinado en Sierra de Gata no aconteció nada notable. Así y todo hablaremos de algo
37. Siglo XVIII (V) Reinado de Carlos III (1759/1788): El regalismo

37. Siglo XVIII (V) Reinado de Carlos III (1759/1788): El regalismo

A Fernando VI que murió sin hijos le sucedió Carlos III, su hermano de padre, quien en aquel momento era rey de las Dos Sicilias. Dejaba el trono de estos territorios a Fernando, el tercero de sus hijos varones (el primero era retrasado mental y el segundo (futuro Carlos IV) fue declarado Príncipe de Asturias. Fue una buena persona, sencillo y afable, serio y ecuánime, muy consciente de su alta misión; fue por ello también un buen rey. No sucedieron grandes cosas en nuestra comarca durante su reinado. Veamos las más interesantes, algunas relacionadas con su ilustrado intento de modernizar la iglesia.
38. Siglo XVIII (VI). Carlos III (1759/1788): Datos sobre Sierra de Gata

38. Siglo XVIII (VI). Carlos III (1759/1788): Datos sobre Sierra de Gata

Carlos III viudo desde el año siguiente de su llegada a España no se volvió a casar y mantuvo siempre una conducta privada ejemplar. Es el prototipo español de monarca ilustrado, esto es, del propósito de modernizar el reino. Es cierto que él dedicaba más tiempo a la caza que a ninguna otra actividad, pero tuvo el acierto de rodearse de colaboradores eficaces y honrados que pusieron en marcha programas reformistas y que supieron hacer frente a la resistencia de los estamentos privilegiados (nobleza e iglesia). Antes de emprender cualquier reforma sus colaboradores hacían un estudio de lo que había que resolver. Veamos lo que concierne a Sierra de Gata.

39. Siglo XVIII (VII) Carlos IV (1788/1808)

39. Siglo XVIII (VII) Carlos IV (1788/1808)

Aquel hombre bonachón y excelente relojero que fue Carlos IV intentó durante los dos primeros años de su reinado seguir la política ilustrada y reformista de su padre. Durante su reinado no ocurrió nada notable por aquí, aunque si hubo personalidades que lo fueron. A una de ellas, al primer conde de La Cañada, le dedicaremos unas líneas. A otra, un zascandil, también le dedicamos algunas. Hablaremos también del fin de la encomienda de Trevejo y de la Guerra de las Naranjas

40. Siglo XIX (I). La Guerra de la Independencia (1)

40. Siglo XIX (I). La Guerra de la Independencia (1)

Carlos IV era un hombre bonachón, pero débil, totalmente manejado por su esposa. Y a ésta quien la manejaba (en todos los sentidos) era un guaperas extremeño que de simple guardia de corps y por lo bien que manejaba a la reina había llegado a lo que hoy llamaríamos jefe de gobierno. El guaperas se llamaba Manuel Godoy. No era tonto del todo pero sí un vanidoso insoportable. Su vanidad, bien atizada por otro vanidoso que se llamaba Napoleón, nos llevó a la Guerra de la Independencia. Para una mejor comprensión hablaremos de esa guerra año por año y para no cansar al lector la dividiremos en dos capítulos.

41. Siglo XIX (II). La Guerra de la Independencia (2)

41. Siglo XIX (II). La Guerra de la Independencia (2)

Al comenzar 1810 prácticamente toda España estaba sometido, sin grandes resistencias, al rey intruso José I. Aunque no venga mucho a cuento respecto a la historia de Sierra de Gata acaso convenga decir que fue en ese momento y en esas circunstancias cuando gran parte de la América hispana hizo lo mismo que la España europea: no obedecer al rey intruso y que por ello se declaró independiente, independiente de la España napoleónica, no de la España de siempre. Pero, prosigamos con la Guerra de la Independencia en nuestra comarca

42. Siglo XIX (III). Fernando VII (1814/1833)

42. Siglo XIX (III). Fernando VII (1814/1833)

Después del fracaso de Napoleón en Rusia el emperador trató de quitarse enemigos. Con ese fin firmó con Fernando VII el tratado de Valençay 11 de diciembre de 1813) en virtud del cual le devolvía el trono de España. Unos meses después la totalidad de las tropas francesas se habían retirado de la península. El llamado por el pueblo “El Deseado” regresó y con el apoyo entusiasta de un grupo de diputados de las Cortes de Cádiz, del ejército y de la iglesia se convirtió en un ser indeseable, cruel y vengativo.  Uno de los personajes más nefastos de nuestra Historia. 

43. El siglo XIX (IV). Isabel II (1833/1868)

43. El siglo XIX (IV). Isabel II (1833/1868)

El indeseable Fernando VII falleció en 1833. Se había casado cuatro veces pero sólo había tenido dos hijas, de su cuarta esposa y sobrina María Cristina de Bordón Dos Sicilias. Esas niñas tenían tres  y dos años de edad. El primer Borbón español, Felipe V, había introducido en España la llamada Ley Sálica que impedía el acceso de las mujeres al trono. Fernando VII la había anulado para que su hija mayor, Isabel, pudiera ser reina; pero Carlos, el hermano del rey, no admitió esa anulación y dijo que el rey era él. La reina viuda y regente en nombre de Isabel se tuvo que apoyar en los liberales; Carlos en los absolutistas. El enfrentamiento entre ambos dio lugar a las guerras carlistas

44. El siglo XIX (V). La Sierra a mediados de siglo

44. El siglo XIX (V). La Sierra a mediados de siglo

Y ¿cómo eran entonces nuestros pueblos? Gracias a un hombre benemérito por este concepto, pero no por el  decreto de la desamortización de los bienes municipales, podemos saber algo al respecto. Ese hombre fue don Pascual Madoz quien siendo ministro requirió de todos los pueblos de España que se le enviase una breve relación sobre la geografía, historia y economía de cada localidad. Aunque en 1843 dedicaba a la reina Isabel II su famoso “Diccionario geográfico, histórico y estadístico de España...”, éste se fue publicando seriadamente, volumen a volumen entre los años 1845-1850. Los datos en él incluidos se refieren al período 1836 1845.

 

45. El siglo XIX (VI). El Sexenio revolucionario (1868/1874)

45. El siglo XIX (VI). El Sexenio revolucionario (1868/1874)

El sistema político durante gran parte del reinado de Isabel II fue calificado de corrupto, viciado e inmoral. La depresión económica iniciada en 1866 (que también afectó a otros países europeos) el gobierno no supo resolverla y llevó al endeudamiento estatal y al aumento de la presión fiscal. Por si ello fuera poco el desprestigio personal de la reina era muy grande. En esas circunstancias se produjo una revolución pacífica y de matiz puramente político (sin ningún contenido económico y social) que instauró un nuevo régimen que durante los seis años que duró intentó cambiar nuestro país.

46. El siglo XIX (VII). Alfonso XII (1875/1885)

46. El siglo XIX (VII). Alfonso XII (1875/1885)

Con el sistema político establecido por Cánovas tras la restauración borbónica se institucionalizaron la oligarquía y el caciquismo, como dijera Joaquín Costa. Nuestros pueblos regresaron a un sistema parecido al viejo régimen señorial, nunca extinguido del todo. Las figuras más destacadas, bien por su riqueza o por su influencia sobre los medios próximos al poder impusieron su voluntad política sobre la mayoría de la población. En aquella Sierra donde los nuevos ricos merced a las sucesivas desamortizaciones encontraron el gusto por la política vivieron personajes notables. Veamos dos de nombre conocido y otro desconocido por el que personalmente sentimos gran simpatía

47. El siglo XIX (VIII). Regencia de María Cristina de Habsburgo (1885/1902)

47. El siglo XIX (VIII). Regencia de María Cristina de Habsburgo (1885/1902)

Cuando Alfonso XII murió además de dos hijos ilegítimos habidos con la contralto Elena Sanz dejaba dos hijas de su segunda esposa quien además estaba embarazada. Como pudiera darse el caso que la reina diera a luz un varón quien tendría por ello más derechos de sucesión a la Corona no pudo proclamarse a nadie como rey. La reina dio a luz un niño que automáticamente fue conocido como Alfonso XIII. Mientras el rey niño alcanzaba la mayoría de edad su madre, la reina doña María Cristina de Habsburgo se encargó de regir al país en nombre de su hijo. La reina regente, una mujer ejemplar en todos los aspectos, tuvo un exquisito respeto a la Constitución de 1878 y por ello el sistema caciquil alcanzó en esta época sus más altas cotas. Y con el caciquismo la feria de las vanidades. 

Como la historia de la Sierra durante este período fue felizmente aburrida hablaremos de una pequeña vanidad y de dos prohombres bien diferentes.

48. EL SIGLO XX-1. Daniel Berjano: los primeros estudios serios sobre Sierra de Gata

48. EL SIGLO XX-1. Daniel Berjano: los primeros estudios serios sobre Sierra de Gata

El siglo XX histórico y político en España comienza con la proclamación de Alfonso XIII como mayor de edad (1902). En ese momento el turnismo en el poder entre conservadores y liberales comienza a decaer aunque no lo hace en la misma medida el caciquismo que es el que lo mantiene. En aquellos momentos se consolidan los casi recién nacidos nacionalismos periféricos en un doble ámbito: el político y el cultural. Por derivación se desarrollan los regionalismos, el extremeño incluido, que tienden fundamentalmente a lo cultural.  Entre quienes estudiaron la singularidad cultural extremeña estaba don Daniel Berjano Escobar.

49. EL SIGLO XX-2. La familia Ojesto: se redescubre la fala

49. EL SIGLO XX-2. La familia Ojesto: se redescubre la fala

En el artículo anterior decíamos que a comienzos del siglo XX se consolida el regionalismo cultural. Éste hemos de entenderlo como como la valoración y defensa de lo propio de cada territorio y en forma especial las costumbres y la lengua. Esa valoración de la lengua propia hizo que en muchas ocasiones ésta dejase de ser considerada como un vulgarismo para reconocérsele su propia identidad y singularidad. Es lo que pasó con la fala

50. EL SIGLO XX-3. Nace una romería

50. EL SIGLO XX-3. Nace una romería

La mayor parte de los santuarios y ermitas están situados en lugares a los que se atribuyen un poder telúrico especial (como a las cumbres de las montañas). En otras ocasiones se sitúan en lugares santificados por apariciones previas o hechos milagrosos. Es decir: la mayor parte de los santuarios y ermitas suelen estar en lugares singulares. Sin embargo, en Sierra de Gata, y no sabemos por qué las principales ermitas se encuentran en lugares anodinos.  Una de esas ermitas es la de la Divina Pastora, en Eljas

51. EL SIGLO XX-4. Y la luz se hizo

51. EL SIGLO XX-4. Y la luz se hizo

Si hoy en nuestras casas se nos va la luz o dicho más finamente no tenemos corriente eléctrica y más aún si es en invierno nos sentimos no solamente congelados, sino lo que es peor: desangelados. No sabemos que hacer. Hoy recordamos la creación de la primera central hidroléctrica de nuestra comarca: la de la Cervigona, en Acebo. 

 

52. El siglo XX-5. Los ¿baldíos? Baldíos

52. El siglo XX-5. Los ¿baldíos? Baldíos

Ya lo hemos dicho en alguna ocasión: los tíos (quiero decir los señores) que se dedican a las cuentas públicas tienen más imaginación para sacernos dinero que quienes se dedican a los cuentos, aunque en estos momentos tales señores parece que no tienen tanta imaginación y nos sangran por procedimientos antiguos. Un recurso al que con frecuencia han recurrido –y recurren- los hombres de la Hacienda pública es a privatizar, a vender, las propiedades del Reino, del Estado o como se quiera decir.  Un ejemplo de ello fue la venta de los Baldíos. 

 

54. EL SIGLO XX-5.  Villamiel y Trevejo: matrimonio de conveniencia

54. EL SIGLO XX-5. Villamiel y Trevejo: matrimonio de conveniencia

A consecuencia de las desamortizaciones civiles muchos ayuntamientos perdieron viabilidad económica. Eso es lo que le pasó al de Trevejo, el cual antes tampoco debía andar bien. Como consecuencia de ese mayor empobrecimiento, Trevejo que no podía mantener los escasos servicios mínimos que la legislación decimonónica exigía a los ayuntamientos, se vio forzado a pedir su supresión como municipio y a sus propias instancias se publicó la Real Orden de 30 de noviembre de 1859, en virtud de la cual quedó anexionado a Villamiel. Mas este matrimonio forzado no siempre funcionó bien

55. EL SIGLO XX-6.  Los políticos de la Segunda República

55. EL SIGLO XX-6. Los políticos de la Segunda República

Antes de la dictadura de Primo de Rivera los diputados nacionales por el distrito de Coria, que incluía el partido judicial de Hoyos, solían ser diputados cuneros, esto es sin ninguna vinculación con la tierra, en concreto los hermanos Emilio y Juan Alcalá-Galiano, dos paniaguados de Canalejas. Durante parte de la Segunda República dos serragateños representaron a Cáceres en el Congreso de los Diputados

56. EL SIGLO XX-7.  La guerra incivil

56. EL SIGLO XX-7. La guerra incivil

¿Cómo se puede llamar civil, civilizada, sociable, a una guerra entre hermanos? Si todas las guerras son inciviles, la que nuestros padres o abuelos sufrieron entre 1936-1939, en cualquiera de los dos bandos, es el paradigma de la brutalidad y la barbarie. La actitud de “los hunos y los hotros”, como dijera Unamuno fue igualmente brutal. Y lo dice el hijo de uno que estuvo en el bando perdedor

EL SIGLO XX y 8.  Nacen dos pueblos

EL SIGLO XX y 8. Nacen dos pueblos

Hoy la mayor parte de nuestros pueblos están malviviendo o agonizando. Por eso es grato recordar el nacimiento de dos pueblos en nuestra comarca. Nos referimos a Moheda de Gata, la Moheda para el común de los mortales, y Vegaviana. Con este artículo finaliza la Historia de Sierra de Gata realizada por Domingo Domené para  www.sierradegatadigital.es