Los cuentos de Pilar Galán, una lectura imprescindible

Pilar es autora de varias novelas. Desde el primer título publicado, “Dime que me quieres”, pasando por “Pretérito imperfecto”, donde una joven renuncia a una relación de incomunicación para acabar sumergiéndose en otra que le aporta las mismas insatisfacciones, hasta “Ocrán Sanabu”, magnífica opción para este verano
El tiempo circular, de Pilar Galán
El tiempo circular, de Pilar Galán

Para Pilar Galán (Navalmoral de la Mata, 1967), los cuentos "son como ráfagas que pasan y te van surgiendo con el tiempo". Autora de relatos sencillos, magnífica prosista y comprometida con el incentivo de la lectura en nuestros jóvenes. Entre sus recomendaciones, leer cualquier cosa, pero leer, dejar los libros a medias si no interesan, tocarlos y disfrutar de su tacto –ahora que todavía es posible. Así la lectura será para cada uno una fuente de placer, nunca una obligación. En su obra acude a fuentes cercanas a su propia realidad: sus relaciones personales, sus hijos, sus alumnos, amigos y conocidos… muchos de ellos aparecen retratados en sus cuentos, así como la sociedad actual, sin propósito de denuncia.

Pilar es autora de varias novelas. Desde el primer título publicado, “Dime que me quieres”, pasando por “Pretérito imperfecto”, donde una joven renuncia a una relación de incomunicación para acabar sumergiéndose en otra que le aporta las mismas insatisfacciones, hasta “Ocrán Sanabu”, magnífica opción para este verano, estructurada en siete partes o capítulos cada uno de ellos dedicado a uno de los miembros de una curiosa familia.

No obstante a nosotros, hoy, nos interesan especialmente sus cuentos, estupenda lectura para estas tardes de verano largas, en la playa, en la piscina, en el campo, bajo el cobijo del aire acondicionado en casa o de un buen ventilador… “Paraíso posible” es el último libro de relatos cortos –microrrelatos- publicado por esta autora. Suponen un soplo de aire fresco porque en ellos ofrece una visión de la vida optimista –pese a estos tiempos, y todo ello con un lenguaje divertido, sencillo que recoge el empleado en los diferentes estratos de la sociedad, desde los tacos que usan los protagonistas de “Despedida”, hasta el lenguaje de los SMS, en “TQ 1Webo”, en el que una mujer es abandonada por su pareja con un mensaje de texto. Entre ellos, “Buenos propósitos”, donde se resume de manera irónica y divertida, las buenas intenciones de cambiar de vida y la rapidez con que las dejamos en el camino; en “La princesa destronada” una niña pasa a ocupar un segundo plano en la familia al nacer su hermano pequeño.

Además de estos, otras colecciones, como “Diez razones para estar en contra de la perestroika” o “El tiempo circular” la convierten en una escritora de cuentos referencia en el panorama de la literatura nacional. Os recomiendo, muy especialmente, la lectura de esta última. Por sus páginas desfilan el humor, la ironía, la tristeza, el desengaño y un variado cóctel de sentimientos representados en multitud de pintorescos personajes. Un ejemplo es el relato “Tío, me he ligado a la Claudia chife” en el que, por encima de la belleza de la modelo, el protagonista acaba escogiendo a su mujer, a la que lleva años criticando y odiando por haber degenerado físicamente, por dedicarse a ver insufribles programas de televisión mientras desatiende su casa pero… es su mujer al fin y al cabo, y seguro que la chife no sabe ni siquiera cocinar. Destacamos también “Malditas prisas”, donde, a causa de un olvido, un joven obrero no tiene los anillos preparados para el día de su boda. Las prisas para conseguirlos desencadenarán en un inesperado final.

Todos estos ejemplos –además de los que se incluyen en las colecciones citadas- nos reafirman en la opinión de que esas ráfagas de las que Pilar habla llegan hasta ellas para satisfacernos a nosotros, sus lectores.