Evolución

De este relato se infiere que el universo tenía y tiene un futuro por delante. Todavía está naciendo y está lleno de promesas. En esta visión, a la que se le conoce como metafísica, el futuro es más importante y decisivo que el pasado y el presente. El pasado y el presente fueron un día futuro. Pero, ¿cómo hay que entender este futuro? 

Hay amplio consenso en la comunidad científica de que el universo y todos los seres se originaron de un proceso evolutivo, iniciado hace unos 15.000 millones de años a partir del vacío cuántico y de la primera singularidad, el Big bang, de millones de grados de calor y con una energía inimaginable.

 Después comenzó a enfriarse y a expandirse, haciendo surgir campos energéticos, top quarks, átomos, galaxias, estrellas y planetas como el nuestro. 

Hace 3.800 millones de años irrumpieron en los pantanos primordiales de la Tierra formas primitivas de vida. Éstas fueron haciéndose complejas a modo de plantas, reptiles, pájaros y mamíferos. 

Uno de ellos, los humanos,  en los últimos 4-5 millones de años, adquirió  autoconciencia y  subjetividad. El proceso global no tuvo prisa ni fue  lineal. Conoció rupturas, devastaciones y mucho desperdicio.

  A pesar de esto, desde una perspectiva global se puede identificar en el proceso de formación, una línea ascendente que va de lo simple a lo complejo, de la materia a la vida y de la vida a la conciencia.

 Hace tiempo que la astrofísica viene afirmando que para que la vida apareciese fueron necesarias unas ¨condiciones previas¨ y ¨unos motivos¨ a los primeros  movimientos de la materia y de la energía primordiales. Sin ellas no habría habido suficiente densificación y, por eso, no se habría formado la materia, las estrellas, la vida, la conciencia, ni nosotros mismos estaríamos  aquí. 

De este relato se infiere que el universo tenía y tiene un futuro por delante. Todavía está naciendo y está lleno de promesas. En esta visión, a la que se le conoce como metafísica, el futuro es más importante y decisivo que el pasado y el presente. El pasado y el presente fueron un día futuro. Pero, ¿cómo hay que entender este futuro? 

En la visión más estática, el futuro como promotor de lo nuevo no existe. Lo que existe es el pasado que contiene  la semilla de todo. Presente y futuro son un despliegue del pasado. La filosofía clásica de Occidente y la visión oficial de la Iglesia piensan en el marco de esta metafísica del pasado. 

Curiosamente también muchos modernos científicos niegan un futuro promotor de lo nuevo. Lo que realmente se da, según ellos, es un determinismo estrictamente físico que reorganiza la materia inanimada que siempre ha existido. Esta materia contiene desde el principio de manera latente lo que se va desplegando después. El proceso evolutivo sólo necesitó un largo tiempo para permitir que surgiesen la vida y la materia. Y todavía hay en reserva otras posibilidades. 

Esta visión reduce todo a la física y a la química de la materia y prescinde de cosas que no pueden faltar, como la forma y el motivo por el cual se dan las combinaciones.

 Para que una cosa sea real necesita información, es decir, de algún grado de forma, de orden y de estructuración. Ese orden no es algo físico, sino un modo de ser. Irrumpe como imprevisible y novedad. Viene del futuro por hacer y no del pasado ya hecho.

 El futuro es un  espacio-tiempo de posibilidades ilimitadas. Por eso es imprevisible. Pero mirando al pasado percibimos que aunque imprevisible todo está dirigido hacia el futuro, hacia arriba y hacia delante. El universo llama a la vida y la vida a más vida. ¿No es éste el designio del Creador? ¿No es este el motivo de la evolución?

Hasta otro día.

Un abrazo.

Agustín.

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481