De los Mosaicos y otros puzzles

Con la bajada de las temperaturas, y las primeras lluvias,  tendemos a recogernos, a abrigarnos y dejamos de mirar hacia los montes, porque sólo vemos el fuego cuando hay que apagarlo, cuando hay que ocuparse, y una vez apagado, nuestra memoria, en un ejercicio de amnesia selectiva, guardamos las imágenes y sensaciones, en un cajón hasta el próximo verano, en el que de nuevo, como lleva pasando desde hace años, tengamos que ocuparnos del fuego, porque elegimos no PRE-OCUPARNOS.

Seguimos sin ser conscientes de que la prevención tiene un coste mucho menor que la intervención, y es más eficaz, que el papel lo soporta todo, y el negro sobre blanco, se llena de palabras grandilocuentes, proyectos ambiciosos y ambiciosas acciones que envolvemos de intelectualidad y sesudos estudios, que abordan cuestiones, que habitualmente ya son conocidas y aportan soluciones, que en muchos casos son obviedades y medidas, que podrían haber aportado cualquiera de las personas de los territorios afectados.

El incendio de la Sierra de Gata, le ha proporcionado al territorio una publicidad con un impacto muy superior al esperado, pero ha puesto en evidencia, la ausencia de trabajos de prevención, demandados y propuestos desde el territorio, y ha abierto la prueba a esa corriente, que ya he visto en otros ámbitos como la ruralidad y las mujeres, o la despoblación, y no es otra que la de los estudios, investigaciones, y proyectos. 

Sin desmerecer todo lo positivo que aportan este tipo de trabajos, en este caso el PROYECTO MOSAICO, me gustaría equivocarme, y no encontrarme ante otro brindis al sol, otra acción con un gran presupuesto, que se limitará a emitir un informe de obviedades, que se desarrollará para un territorio desde diferentes despachos, y no DESDE el terreno y contando con las personas que lo viven y lo conocen, y que les convierte en el mayor valor de cualquier acción de este tipo.

Continuamos sin respetar el monte ni su entorno, no ponemos un valor un espacio natural que reporta múltiples beneficios económicos y cada vez es mayor el abandono y el amparo social de los incendios.

El incendio de Sierra de Gata, debería haber provocado una reacción inmediata, y como tal, no hablo de críticas a la gestión, enfrentamientos entre las partes que se suponían la solución, e incluso comisiones de investigación. La reacción debería haber consistido, en reconocer una situación de abandono que arrastramos desde hace años, una ausencia de políticas de prevención y forestales,  y una absoluta falta de respeto hacía el monte como recurso natural y económico que nos posiciona ante la estructura de la propiedad, el proceso de abandono del monte y el envejecimiento demográfico en desventaja.

No nos interesa el monte, porque en Extremadura es improductivo y no tiene rendimiento económico, porque lo hemos abandonado, y en esa decisión está el origen de las llamas. 

Por eso, porque todos y todas, administraciones y particulares, somos conocedores de esta situación y sus posibles soluciones, me cuesta entender, no sólo en este ámbito, en todos, mujeres, ruralidad, despoblación, el tiempo y la inversión que dedicamos a estudiar e investigar obviedades, porque realmente ¿son necesarios dos años para que el PROYECTO MOSAICO emita las directrices necesarias que impliquen la recuperación de la Sierra de Gata? Y..¿qué hacemos durante todos estos meses?.

Mosaico, por definición, es  (del latín mosaĭcum [opus],es una obra pictórica elaborada con pequeñas piezas de piedra, cerámica, vidrio u otros materiales similares de diversas formas y colores, llamadas teselas, unidas mediante yeso u otro aglomerante para formar composiciones decorativas. Si nos acercamos al monte como un lienzo,  y lo observamos como a un cuadro, con la distancia que nos permita ver la identidad del mismo, descubriremos una continuidad que necesita ser fragmentada, porque es ahí en donde radica uno de los problemas.

Esa necesidad de fragmentar combustibles y la continuidad de pinos y otras especies inflamables, realmente ¿requiere una investigación de dos años en despachos?. Evidentemente,  es invertir en investigación, pero en este caso, en la Sierra de Gata, y a pesar de la visibilidad que nos ha proporcionado el incendio, considero que el precio que vamos a pagar por la inactividad en el inicio de acciones e intervenciones es muy elevado, y lo es, no para las personas que escribimos sobre lo sucedido o investigan en despachos a kilómetros de las localidades afectadas, sino para las personas que viven en la Sierra de Gata,  y la viven, que siguen mirando al monte, y solo recuerdan llamas. Ellos y ellas, conocen la solución al problema, porque lo sufren desde hace años, porque han sido otras muchas las voces, que han hablado de mosaicos y otras formas de encajar piezas en un puzzle, que reclama acciones y no más investigaciones. Acciones por parte de una Administración Autonómica, que con independencia del partido político que ocupe el Gobierno, en mi opinión, ha dado la espalda a un problema que está camino de convertirse en crónico.

Ojalá, me equivoque una vez más, y el Proyecto Mosaico, no sea uno de esos muchos proyectos estériles, que se quedan ocupando estanterías en forma de informes llenos de obviedades, que lejos de solucionar el problema que abordan, retrasa el inicio de todas las acciones necesarias para una población y un entorno, del que, paradójicamente no formamos parte ni vivimos. 

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481