El digital serragatino, un hito para la historia comarcal

Las cosas suceden porque están de suceder y ya te puedes matar, o no? –me decía un amigo desde el fatalismo de la Sierra. Siendo eso cierto, es también verdad que la respuesta, afortunadamente, quedará en el viento y la iniciativa de Sara Fontán entrará en la historia comarcal como un acontecimiento significativo, expresivo y valioso

Pretenden los hombres hacerse dioses

La soberanía del pueblo se barre de un plumazo, tornándose lo colectivo en individual con tan sólo retorcer cuatro normas estatutarias, cual harapo mojado

Jaque mate a David

Goliat, amigo Silverio, aludiendo la sinrazón golpeó sin piedad al inexperto David, que se olvidó poner piedras en su onda. Al mismo tiempo que los improperios de los poderosos vaciaban de respuestas el viento de Bob Dylan, las flagelaciones cubrían las calles con rosas rojas de sangre amiga y las aceras se llenaban de un intenso hedor a muerte

Las fauces abiertas de Saturno

Si no os ha de ser posible extirpar nuestra memoria, no cometáis hechos vergonzosos que puedan ser recordados

El juez de Villaruín

Destituyó a este y al otro produciéndoles ira o hambre. Registró hogares, apresó mujeres, busco mancebas para su jefe y domésticas para la ministra. Fue tan inhábil que jamás dio con ningún criminal, pero persiguió a todos los hombres honrados

Joaquín en su rincón. El país en funciones

En su mente se repetía la pregunta: ¿Sería partidario de que se celebren unas nuevas elecciones?. Y, una vez tras otra, la equis rellenaba virtualmente el inexistente cuadro de respuesta: “Me da igual”.

¿Están nuestros políticos en Babia?

Nuestros políticos tienen todo su derecho a estar entre Pinto y Valdemoro, esto es, en una situación de incertidumbre o de duda entre dos o más opciones, lo que siempre merece un espacio de reflexión, un tiempo de espera o una puerta de escape. Que mejor sitio para ello que la comarca de Babia o los Cerros de Úbeda

Las cuentas de los políticos

A veces, con la grandilocuente disculpa de intentar salvar la nación y de interpretar el deseo de los demás, nos enzarzamos en discusiones que no tienen para nada en cuenta el verdadero criterio que se va desvelando entre líneas, junto a los datos que nos aporta la vida política. Sin querer nos dejamos llevar por las cuentas de los políticos que, como el eco, se repiten incansablemente por el cálido viento y, como el vino, nos desnudan bajo la luna

Encuentro de encajeras en Acebo

No es normal que en el lugar del Acebo, capital del encaje de bolillos, tenga que ser noticia singular la celebración de un encuentro de encajeras. Debería ser un acto tan natural, dentro de la vida cotidiana del pueblo, como lo es el apaño anual de las aceitunas o la vendimia para la molturación del vino de pitarra. Esto ha sucedido tras la ocurrencia de la asociación Reverdeceremus de convocarlo el pasado domingo 10 de julio de 2016, con gran éxito de público y crítica

Joaquín en su rincón. Palos a la luna lorquiana

BOCETO PARA EL CAFÉ DE LEVANTE de Leonardo Alenza(1807-1845). Biblioteca Nacional de España

Es infumable que la presión llegue radiada y televisada, de manera individual, desde el interior de las filas de cada formación, convirtiendo la posible rebelión de la granja en un gallinero. Llegará un día en que los militantes y simpatizantes, hartos de que se rompa a palos la luna lorquiana, dejen las dulzainas y hagan sonar las trompetas de Jericó

El derecho al voto

Portada. 1ª Edicioìn de la Constitucioìn de Caìdiz copia

El pueblo español, que es soberano, se encuentra liberado del miedo a votar y ejercerá el derecho al voto cuantas veces haga falta como derecho fundamental recogido en la Constitución de 1978 y condición necesaria al sistema democrático

La cena de los políticos

Lo peor de todo es que tuve que pagar la cena y eso me trajo consecuencias económicas. Ya me lo dijo mi buen amigo don Silvestre: Vote usted lo que tenga que votar, pero nunca invite a políticos a cenar

Nusotrus palramus asina

El futuro, que es lo que nos queda de vida, es propiedad de cada uno –diría don Silvestre- y, por eso, cada uno lo gasta con quien quiere y donde quiere, pero adviértase que ya nunca se recupera

Querido amigo Silvestre

Es tanto así que una de mis obras causó tantas penas a mi esposa que guardo la evidencia de que originó mi viudez. Todo porque una mujer ignorante o mal dirigida se creyó retratada en uno de mis escritos y, un anónimo de ella, me produjo un proceso y una prisión

No entiendo nada

Fíjese don Silverio, que si los socialistas no hubiesen dado el paso de la investidura, poniendo el reloj en marcha, todavía estarían los legisladores absortos con el vacío legal, los politólogos desgranando las hojas de la margarita, el gobierno indefinidamente en funciones y el Rey montando a caballo en Babia

Que la prensa te sea leve

Lejos de nuestro grado de disconformidad con algunos periodistas subjetivos, más acérrimos defensores de ciertas políticas que los mismos políticos que las generan, está por encima de cualquier discusión la defensa de la libertad de expresión y, en ella, de la libertad de impresión e información

Memoria de una ilusión

Fueron unas elecciones municipales las que dieron el triunfo a las candidaturas republicanas y obligaron al rey Alfonso XIII a abdicar y marchar al exilio. Así de sencillo, sin violencia.

Reverdeceremus (Amus a envernecel)

Aires de optimismo e ilusión que soplan sin parar desde las cumbres de las montañas, allende los valles de los que Jálama presume cada primavera, seguros como estamos que amus a envernecel decá na

Usted tiene ideas anarquistas

¿Es que a usted no le preocupa la formación de gobierno? ¡Mira¡ si que me preocupa, pero no me obsesiona como a usted. Amigo mío, con los años yo he obedecido a una república, una dictadura, una democracia, dos reyes y distintos gobiernos de centro, de izquierdas y de derechas, y todos me han dado un día de esperanza al llegar, un día de dolor al gobernar y un día de placer cuando se fueron