Miguel Chanca, “Chaqueta”, una muerte y un cierre

Finalizan estos relatos y aconteceres de nuestra Sierra, de nuestros pueblos, de nuestra gente, quedando un sinfín de acontecimientos y sucesos sin llegar a ver la luz, a través de este espacio, porque nuestro periódico digital “Sierra de Gata” cierra sus puertas

Familia de Miguel Chanca "Chaqueta". IMAGEN CEDIDA
Familia de Miguel Chanca "Chaqueta". IMAGEN CEDIDA

Un mal temporal por La Sierra gateña. Un mes borrascoso, ventisca, llovizna, frío. El inicio de primavera entonces parecía augurar lo que llegaría este triste invierno. Sierra de Gata Digital se nos va con el deber cumplido de dejar colocado, bien alto, el techo de la información y de la libertad de expresión. Deja, en ese largo caminar, muchos amigos y una casa repleta de ideas. Sara Fontán se arriesgó, supo mojarse hasta que resistieron sus huesos. Trancó, no tenía más remedio. 

Así sucedió con el mi amigo Miguel Chanca Vargas en marzo de 1942. Tenía el compromiso de poner un tejado. El agua encharcaba la casa de un familiar y amigo. No tenía más remedio. Se arriesgó. Se caló por completo. No esperó la llegada de su amigo Primitivo González “Marialuto” para que le ayudara, este se encontraba en Cáceres, resolviendo unos asuntos. 

Casi tres días completos a la intemperie. A pesar de ser un hombre con una salud de hierro, a pesar de ser físicamente fuerte, un catarro le atenazó con la fuerza que el viento rompe las puertas de madera de las solanas. La  bronquitis se convirtió en pulmonía. No había más medicina que la leche de cabra caliente y miel. No fue suficiente. Miguel Chanca falleció a pesar del amparo y la asistencia. 

Para Primitivo “Marialuto” fue un mazazo. Muere su inseparable amigo y compañero de trabajo: Miguel “Chaqueta”. Una tragedia. Un enorme disgusto. Se querían como hermanos. Nunca lo olvidó. Siempre lo tuvo en su memoria. Siempre lo ponía de ejemplo como fiel,  leal y sincero amigo. 

Desde niños, habían jugado y correteado juntos, compartían el secreto de sus respectivos nidos de pajarillos, se repartieron pedazos de pan en los tiempos que el pan escaseaba. 

Siendo jóvenes, subieron los montes de la Sierra, atravesaron los valles y cruzaron los ríos. Alternaron juntos. 

Ya como adultos, fueron inseparables en sus trabajos de albañilería. Sufrieron y disfrutaron formando sus respectivas familias, con las dichas y desventuras de la vida, Primitivo González con Máxima Lázaro, Miguel Chanca con Fidela Alviz

Descansa en paz querido amigo MIguel, querido compañero, querido hermano en las fortunas y fatigas.

Este pequeño artículo, hubiera querido ser más amplio y detallado, contando las andanzas y peripecias de estos dos inseparables amigos. Como  una composición lírica  de gran elevación y arrebato por la pérdida del amigo, del compañero inseparable, del hermano.

Hoy terminan estos relatos y aconteceres de nuestra Sierra, de nuestros pueblos, de nuestra gente. Quedan, en el tintero de las letras, un sinfín de acontecimientos y sucesos sin llegar a ver la luz a través de este espacio incomparable. Nuestro periódico digital “Sierra de Gata” cierra sus puertas por falta de medios económicos, acumulada la fatiga sobre la esperanza. 

Miles de páginas en blanco amarillean ya para que, la pequeña crónica de nuestra Comarca, quede inédita sobre los renglones de los oscuros arcones. Aquella historia que no quieren las páginas de reyes y presidentes, ahora posible en el Digitalino, acabarán  carcomidas por la voracidad del tiempo, escurriéndose por entre el “yo creo que” de los falsos que la gente, ingenuamente, levantan sobre la ignorancia indocumentada. 

Es una gran pérdida la que hoy sufrimos, tanto para los que queremos hacer llegar los aconteceres serragatinos del ayer, como para vosotros queridos lectores, ansiosos de conocer el pasado de nuestra gente para mejorar el presente, para ganar el futuro.

En el deseo, mil gracias a la directora Sara Fontán que se ha desvivido por mantener y editar este querido y admirado Sierra de Gata Digital. Hasta siempre amiga, tu insuperable esfuerzo forma parte ya de nuestra singular historia.

Foto.- Familia de Miguel Chanca “Chaqueta” (tercero por la derecha). En el grupo sus hijos: Carmen, Pura y Miguel (foto cedida por Puri Alviz, en la foto).