Más información en el etiquetado alimentario

A partir del próximo 13 de diciembre  las etiquetas deberán indicar los  ingredientes, el origen, la conservación y  el aporte nutricional de los alimentos,  valor energético, cantidades de grasas, hidratos de carbono, proteínas y  sal.  Con lo los nutrientes, indicará así mismo los valores diarios - VD - recomendados. De esta forma el consumidor podrá conocer y controlar en cada momento cuánto está  consumiendo, si se cerca o no  llega a la cantidad aconsejada

Los consumidores mostramos cada día mayor interés en  conocer el valor nutricional de los alimentos que tomamos. El etiquetado de los  alimentos y bebidas empaquetadas aporta datos precisos al respecto, entenderla puede ayudarnos a tomar las decisiones que beneficien más a nuestra salud.  El Reglamento de la Unión Europea 1169/2011, sobre etiquetado de alimentos obliga a incluir en estas etiquetas el valor nutricional.

A partir del próximo 13 de diciembre  las etiquetas deberán indicar los  ingredientes, el origen, la conservación y  el aporte nutricional de los alimentos,  valor energético, cantidades de grasas, hidratos de carbono, proteínas y  sal.  Con lo los nutrientes, indicará así mismo los valores diarios - VD - recomendados. De esta forma el consumidor podrá conocer y controlar en cada momento cuánto está  consumiendo, si se cerca o no  llega a la cantidad aconsejada.

La información nutricional se expresará por 100 gramos o 100 mililitros de alimento. Asimismo, el valor energético se reflejará en kilocalorías (kcal), y la cantidad de nutrientes en gramos (g). Si se incluye información sobre alguna vitamina o mineral se podrá saber el porcentaje de la ingesta de referencia por 100 gramos o 100 mililitros de alimento en la tabla.

Estos datos podrán indicarse por ración o unidad de consumo – rebanada, loncha, etc. -  son lo que podríamos denominar porción: si se comen dos porciones de un  alimento, estaremos  comiendo el doble de las calorías y obteniendo dos veces la cantidad de los nutrientes, tanto los buenos como los malos, de esta forma sabremos cuántas calorías y nutrientes estamos ingiriendo. Hay determinados alimentos envasados que contienen varias porciones, que vendrán indicadas en el etiquetado.

Hay algunos nutrientes que son especialmente importantes para la salud. Es importante  tratar de consumir cantidades adecuadas de ellos todos los días: calcio,  fibra,  potasio,  vitamina A,  vitamina C , etc.  y otros de los que debemos consumir menos cantidad especialmente las grasas saturadas,  colesterol o sodio.

Los datos relativos a las propiedades saludables de los nutrientes,  por ejemplo antioxidantes,  que el fabricante quiera destacar en un alimento,  deberán indicarse en una tabla a parte de la tabla nutricional obligatoria.  

Se trata de una normativa favorable al consumidor, sobre todo desde el punto de vista sanitario, que viene a sumarse a la información que deben proporcionar bares y restaurantes sobre alérgenos e intolerancias alimentarias; bien sea de forma oral, escrita o mediante soporte informático. Los códigos QR están siendo muy útiles, ya que permiten ofrecer una gran cantidad de información, ingredientes, información nutricional de los platos; no hay que olvidar que aparte de alergias,  el cliente puede sufrir otro tipo de patología que le obligue a limitar determinados alimentos.

En España hay más de dos millones de personas con alergia a alimentos y a pesar de que tenemos una  de las normativas más exigentes del mundo en cuanto a seguridad alimentaria se refiere, la mayor parte de las reacciones alérgicas graves ocurren fuera de casa, por eso es tan importante que tanto fabricantes como restauradores ofrezcan una información precisa para el consumidor.

Un principio general de la legislación alimentaria es ofrecer a los consumidores una base para elegir con conocimiento de causa los alimentos que consumen y evitar cualquier práctica que pueda inducir a engaño al consumidor.

Sin embargo, más del 80% de los consumidores no tiene costumbre de  leer la   etiqueta o bien no la comprende. La función de los consumidores es esencial en la protección de los alimentos a lo largo de toda la cadena alimentaria, su opinión,  exigencias y reivindicaciones orientan el mercado de forma que éste proporcione unos productos  adecuados que aseguren un sistema alimentario sano, con los riesgos mínimos para una sociedad cada vez  más exigente.

ALIMENTOS EXENTOS DEL REQUISITO DE INFORMACIÓN NUTRICIONAL OBLIGATORIA

Productos sin transformar que incluyen un solo ingrediente o una sola categoría de ingredientes.

Productos transformados cuya única transformación ha consistido en ser curados y que incluyen un solo ingrediente o una sola categoría de ingredientes.

Agua destinada al consumo humano, incluida aquella cuyos únicos ingredientes añadidos son el anhídrido carbónico o los aromas.

Una hierba, una especia o mezclas de ellas.  Sal y sucedáneos de la sal.  Edulcorantes de mesa.

Extractos de café, de achicoria, granos de café enteros o molidos y granos de café descafeinado enteros o molidos.

Infusiones de hierbas y frutas, té, té descafeinado, té instantáneo o soluble, o extracto de té; té instantáneo o soluble, o extracto de té descafeinados, que no contengan más ingredientes añadidos que aromas que no modifiquen el valor nutricional del té.

Vinagres fermentados y sus sucedáneos, incluidos aquellos cuyos únicos ingredientes añadidos son aromas.  Aromas.  Aditivos alimentarios.  Coadyuvantes tecnológicos.  Enzimas alimentarias. Gelatina.  Compuestos para espesar mermelada. Levadura. Gomas de mascar. Alimentos en envases o recipientes cuya superficie mayor es inferior a 25 cm2.  Alimentos, incluidos los elaborados artesanalmente, directamente suministrados por el fabricante en pequeñas cantidades al consumidor final o a establecimientos minoristas locales que abastecen directamente al consumidor final.

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481