La comunidad educativa acebana aprende a gestionar emociones para lograr la igualdad

Familias, docentes, estudiantes y vecinos participan en el proyecto “Emocionalmente iguales” con el que quieren eliminar diferencias entre hombres y mujeres pero también entre fuertes y débiles o entre pares y diferentes. El bulling, la homofobia o los roles patriarcales emocionalmente gestionados de una manera inteligente

Preparando el mojeteo acebano en la plaza. Un álbum de Gabriel Rodríguez y el AMPA de Acebo en Sierra de Gata Digital
Preparando el mojeteo acebano en la plaza. Un álbum de Gabriel Rodríguez y el AMPA de Acebo en Sierra de Gata Digital

En el colegio público acebano Celedonio García estudian este curso 36 niños y niñas con edades comprendidas entre los tres y los 11 años. Este año, la asociación de madres y padres local ha organizado un curso para toda la comunidad educativa bajo el sugerente nombre “Emocionalmente iguales”. Este proyecto ha sido financiado por la Diputación de Cáceres, que también ha subvencionado proyectos similares en otras localidades como Villamiel, La Moheda de Gata, Hoyos o Gata. 

Cada colegio ha elegido un tema, una aproximación distinta a la igualdad sobre el que ha estado trabajando durante el trimestre del curso. 

En Acebo están tomando parte del proyecto “Emocionalmente iguales” las familias, alumnos, ex-alumnos y el profesorado con la colaboración de las asociaciones locales y su ayuntamiento. 

Se trata de “trabajar la igualdad a través de la inteligencia emocional”, cuenta a este digital Natividad Alviz, miembro del AMPA y madre de dos alumnos del colegio. En su opinión “la educación va más allá del horario lectivo y nuestra implicación beneficia a nuestros hijos porque la relación afectiva crece”. Por ese motivo “es súper importante la participación activa de la familia”. 

Para ella, sería conveniente que este tipo de proyectos “se desarrollasen también durante la educación secundaria” porque “es en esos años cuando aparecen problemas graves con las drogas o el bulling”. Por ese motivo, y desde la infancia, “yo quiero estar con ellos, para que puedan volar seguros”, declara Natividad Alviz. 

“Emocionalmente iguales” se desarrolla en dos ambientes diferentes e incluye también actividades en común con la participación de toda la sociedad acebana. Las familias de los estudiantes en el Celedonio García acuden todos los miércoles a clase con Guy Breakman, creador del Método Habori, que consiste, básicamente, en  aprender a vivir con nosotros mismos independientemente de las circunstancias que nos rodeen. Breakman es también profesor en Educación Psico Emocional y Valores, presidente de la Fundación Habori y autor de los libros "Historias de Habori", "El Príncipe que no sabía amar", "Habori esencial" y  "El Profesor". En opinión de Natividad Alviz el profesor “te embelesa, Guy sabe muchísimo y nos está enseñando a conocer y manejar nuestras emociones en profundidad”. Una treintena de padres no se pierden la cita semanal con Breakman y acuden a sus sesiones para aprender a gestionar emociones. “Si  realmente somos conocedores de nuestras propias emociones, podremos saber cómo transmitirlas mejor a nuestros hijos”, reflexiona la miembro del AMPA. 

El escultor, artesano y maestro yogui Vidal Hernández es el responsable de trabajar la inteligencia emocional y la gestión de las emociones con los estudiantes a través de la creación. En tres grupos de edades, el maestro trabaja con los pequeños y los jóvenes el respeto al otro, la eliminación de estereotipos y la importancia del lenguaje. Para ello, utiliza la capacidad comunicativa de la artesanía, que refleja en la obra los conceptos más arraigados en la mente creadora. 

En octubre, dentro del proyecto “Emocionalmente iguales”, el AMPA organizó un encuentro  social en la plaza acebana en el que participaron las asociaciones de la localidad, sus vecinos y el ayuntamiento.  Cerca de 200 personas se acercaron para disfrutar de la artesanía más auténtica y degustar la gastronomía tradicional de la localidad. 

El pasado 29 de octubre, familias y vecinos disfrutaban de una exhibición de encaje de bolillos. “Queríamos realizar una experiencia intergeneracional y la tradición bolillera nos pareció perfecta para transmitir a los niños los conocimientos más acebanos”. “Algunas encajeras --añade Alviz-- se emocionaron con la pericia de los niños con los bolillos”, recuerda. La actividad no sólo se aproximaba al encaje de bolillo como obra de arte sino también como generador de un buen número de oficios hoy en vías de extinción como puede ser el de alabardero, o el de dibujante de plantillas o las mismas artesanas. 

La gastronomía sirvió para realizar en la plaza una experiencia común entre padres e hijos. Juntos prepararon el famoso mojeteo acebano picando naranja, huevo duro, ajo y cebolla y prestos a añadir el aceite, la sal y las aceitunas. Con esta actividad, el AMPA quiere fomentar “la labor de equipo donde se trabaja la resolución pacífica de conflictos, la tolerancia, el diálogo y la transmisión de conocimientos”, señala Alviz. Además, en su opinión, cocinando en familia, por ejemplo “padres y niños aprendemos de la experiencia en común, es una forma de relacionarte con tus hijos física y emocionalmente y para mi, como madre, esto es súper importante”. 

Esa tarde la asociación de mayores fue la encargada de preparar la merienda. Como toda la vida, las abuelas prepararon para los reyes de la casa bocatas a base de tortilla y naranjada o limonada caseras y tabletas de chocolate. 

Para Natividad Alviz, “Emocionalmente iguales” está logrando sus objetivos porque consigue “trabajar la igualdad con naturalidad”. Además, la implicación de los vecinos está siendo total. Así, el ayuntamiento cede las infraestructuras e instalaciones que la comunidad educativa necesita para sus intervenciones y la asociación del Cordero Bendito donó 100 euros para adquirir los productos necesarios para el encuentro de octubre. 

Según el calendario de actuaciones previsto en el proyecto “Emocionalmente iguales”, en noviembre, la comunidad educativa realizará un cómic colectivo gigante para tratar de erradicar el bulling en las escuelas. Al mismo tiempo, realizará el taller  narrativo “Cuentos Igualitarios”. La literatura, en opinión de Natividad Alviz, “es un recurso educativo básico por su capacidad de transmitir roles y estereotipos”. “Es fundamental --continúa-- que logremos enseñar a nuestros hijos a decir no, a decir basta y que sean capaces de contar a sus mayores sus emociones”. 

El próximo diciembre, las AMPAS serranas mantendrán una reunión comarcal en Hoyos en la que pondrán en común las distintas experiencias en sus centros sobre igualdad. 

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481