L´ elmita i la mujel d´escuru (i III)

“Nel Azevu, ena probencia de Caçris, nel mesmu puebru qu´está apossau ampié dela Sierra Gata, orellas l´entrá sur, p´ondi chaman  l´elmita Corderu, ena parti de l´oratoriu detrás della fizimus una secreta i endentru tres sepurturas i enellas, en´arcas de pedra, fijamus un tesoru de quintales d´oru i prata i una tenaja de porbu de l´oru”

Equilicuá qu´esta radón, por sencilla, espriqui las´entencionis dela María Dativa, peru el su sortear enas callis, a escondichas, el su enismáticu encaminar cumu precurandu ocurtarsi, la su respajilona jorma d´ajilar, el dil a ajotaperru, nu son jormas de presonas santinas. Quandu algunu s´acerca a ella pa salual-la, ajuyi apriesa –marchó pensativo Domingo Puerto, calle abajo en dirección a la Plazoleta-. Son gestus empropios d´una presona que quea entregá al bien común. Nu, nu. ¿O s´umirdá es´estrema o e l´aislamientu l´empíi una ménima sonrisina de compriciá i agraecimientu pala su genti.

-- Mingu, Mingu, si eris prestu tati al loru, tati al loru –repetía en letanía Tomasito, al que tenían por el tonto del pueblo.

-- ¿Qué loru me dixis, Tomasinu? –contestó instintivamente Domingo Puerto.

-- El que cagó el moru, el que cago el moru.

-- ¡Anda!, toma un rial i vaiti paí, qu´oi nu llevu ganas de gromas.

-- ¡Al loru¡, ¡al loru! –salió calle abajo gritando Tomasito, imitando que montaba un caballo, mientras a Domingo Puerto se le escapaba una sonrisa ante la ingenuidad del joven y la visión del espectáculo.

Tomasito es un muchacho noblote que tuvo mala suerte en un mal parto. No murió como le ocurre a tantos y tantos niños y niñas al nacer, pero quedó con una tara que le mantiene permanentemente en una fase infantil. Es agradable al trato y muy amigo del dinero. Dicen que lo guarda en lugar secreto, vigilado por Dios, para que nadie se lo robe.  

-- Nu quiel i ya está. Negassi rotundamenti –explicó el Alcalde ante los parroquianos del mesón-. Ni chalrar, un ratininu assín, dela reconocencia ofrecía porel Ayuntamentu, i menus entobía dela bendixión l´ingresia.

-- Pu si nu la quieri ella, toita pa mi –dijo Pedro Bermúdez-. Anda que nu tengu yo ganas ni na d´una praca, enessas parés, que diga: “Al mejol mesoneru dela Sierra”.

-- Mira que don Franciscu Floris l´afió una misa maiol, en domingu. Abía enus sus pensaris bendixirla pa pural-la, casi cumu porun decil, en santa –contó el maestro José de Prado.

-- Ena mi mollera bulli agora polque nu quiel –explicó Domingo Puerto-. Su santiá impéilu. Esta genti beata nu quiel ni cenéficas, ni alabancias.

-- Pu estubi a piqui de chamar a Conçeju –acontina el Alcalde-, con toqui dela campana grandi i to, cumu mos´enseñarun muestrus antiguos, justu endispués dela misa maiol, dela que ya salría bendixía. To p´arreconocella, pa dal-li el su santu nombri a una calli.

-- Lu que yo digu,.. lu quieri peru endispués de fenecía –aseguró convencido Domingo Puerto.

-- Es que si el curatu l´ubiese bendexíu  a lo mejol aluegu el Papa la beatifica y, quien sabi, si a l´acabaizu dela penícula, llega a santina –añade el maestro.

-- Tamién podía poner ena praca –insistía el mesonero-. “Esti mesón i el su mesoneru, dela Sierra, lus premerus. E l´Ayuntamiento lu dici i l´ingressia lu bendici”.

-- Queamus aviandu un coru vocis pa lus cantaris que yo enjareté –informó con cierta melancolía el maestro-, va ena compaña delus sonis de l´órganu de l´inglesia.

-- La berdá es que poían abel siu dos astus mu guapus, pa un día inorvidabri ena estoria desti puebru –suspiró el Alcalde-. Angunus perióicus del nuestru país  abían mostráu enterés pola nodicia.

-- Yo tenía enus mis pensaris xotas i rondeñas, cununa güena quitarra –suspiró el mesonero.

-- Cumu que´l Ayuntamientu abía arrendáu tamborinis i dulçainas pal passacallis i pala compaña dela proseción.

-- Mos abemus queáu cumu derrengáus.

Maria Dativa no aceptó ninguno de los dos homenajes, ni el municipal ni el eclesiástico. Ella siguió acudiendo cada tarde a la ermita del Cordero.

Domingo Puerto continuó con sus devaneos, si bien es cierto que ostentosamente más relajado, y Tomasito, montado en su imaginario caballo, gritaba al mundo entero: ¡Al loro!, ¡al loro!, y cómo la gente le preguntara: ¿Qué loro?, respondía: “El que cagó el moro, el que cagó el moro” y luego eran todo risas.

Pasó y pasó el tiempo sin que ocurriera nada fuera de la normal cotidianeidad. Hasta que un día cundió la alarma: Maria Dativa había desaparecido. Nadie sabía nada de ella. Su casa de la calle del Álamo estaba cerrada a cal y canto, puertas trancadas, ventanas ajustadas, persianas bajadas. El Alcalde dio instrucciones para que pidieran una llave, que sabía tenían en la tienda de Roa y, con ella, subieron a la casa. No había nadie en ella, es más los muebles estaban cubiertos con sábanas, como si esperaran una larga ausencia.

En la casa encontraron la llave de la ermita. Una vez en el oratorio comprobaron que todo estaba en perfecto orden, pero Maria Dativa no se encontraba allí. Sólo quedaban restos de la cera derretida vertida por las dos velas colocadas al pie del Santo Cordero. De pronto José de Prado dio con una nota manuscrita prendida de la túnica del Santo:

-- “Quandu atopéis cunesti escribíu yo abré arrancáu pa un viaji qu´abía enus mis pensaris. Lu mesmu nu güervu pal puebru. É arrampláu cune l´oru. Fdo.- Maria Dativa”.

-- ¿E l´oru?. ¿Qué l´oru? –preguntó el maestro.

-- El que cagó el moru, el que cagó el moru –se oyó la lastimosa voz de Tomasito.

-- ¿Qué jadis paí. ¿Eris tú, Tomasinu?. ¿P´ondi queas?. Sal un menutu que quieru preguntalti una cosina –gritó el maestro, mientras daba vueltas por la nave de la ermita buscando a Tomasito, pero no hubo respuesta.

-- Tomili lengua porel loru –le susurró Domingo Puerto, al maestro

-- ¿Qué loru? –dijo sorprendido el maestro.

-- No sé qué loru, peru pregúntili –insistió Domingo Puerto.

-- Tomasinu, ¿Qué loru? –gritó el maestro mientras Domingo Puerto buscaba la procedencia de la voz.

-- El que cagó el moru, el que cago el moru –repetía Tomasito.

-- Acontini, acontini –inquiría Domingo Puerto.

-- ¿Qué loru?

-- El que cagó el moru, el que cagó el moru.

-- ¿Qué loru?

-- El que cagó el moru, el que cagó el moru.

-- D´aquí, la vos sal de paquí –afirmó Domingo Puerto señalando el altar de la ermita.

-- ¿D´aquí?. ¿Sal velequí?. To, pu paquí nu ai na –afirmó defraudado el maestro.

-- ¿Qué loru? –gritó Domingo Puerto, al tiempo que llamaba la atención del maestro.

-- El que cagó el moru, el que cago el moru –se oía la voz cada vez más apagada.

-- Tomasinu, ¿P´ondi tienis e l´escondichi?. Dimi p´ondi estás azoncháu.

-- Velequí relundi a güecu –dijo Domingo Puerto golpeando la pared de madera con el nudillo de la mano derecha.

-- ¡Es una puertina! –dijo el maestro consiguiendo desatrancarla y empujándola hacía dentro.

Una escalera de piedra bajaba al fondo de la oscura cripta. El maestro encendió una cerilla cuya luz descubrió dos trozos de vela a medio consumir. Prendió el pábilo de estas y la estancia se iluminó para dejar ver tres tumbas abiertas y trozos de barro, de lo que debió ser una buena tinaja, esparcidos por el suelo. En un rincón se encontraba Tomasito, medio desvanecido por los días pasados sin comida y apenas agua.

-- ¡Tomasinu!, ¡Tomasinu! –llamó su atención Domingo Puerto, mientras abofeteaba su cara-. ¿T´as queáu paquí entrilláu?. Nu respuenndi, subiré a por´agua.

-- ¿Qué signifiáu tien to estu? –se preguntó un atónito maestro.

-- Bebi despacinu, Tomasinu,… despacinu nu t´ajogis –le aconsejaba Domingo Puerto, mientras le daba agua con un improvisado cuenco formado por uno de los trozos rotos de la tinaja.

-- ¿Qué jazis velequí, Tomasinu? –preguntó el maestro.

-- Las perras, las mis perrinas –contestó este señalando un puchero de barro, de los de poner al fuego para cocinar

El maestro tomó en su mano el recipiente, y comprobó que dentro estaban guardadas las monedas de a real, aquellas que la gente le iba dando a Tomasito.

-- Don José, don José –llamó la atención del maestro, Domingo Puerto-. Velequí ai escurrajas espurriás d´oru i paji que l´ubu en´arbondancia.

-- ¿Qué oru? –contestó instintivamente el maestro.

-- El que cagó el moru, el que cagó el moru –gritó Tomasito.

Sobre un saliente de piedra estaban depositadas unas hojas apergaminadas escritas a mano, con pluma de ave. Un título daba sentido al conjunto: “Leiendas estóricas del moru Almanzor al su pasu porestas tierras i de l´oru que queó enellas”.

El maestro leyó un párrafo marcado con un lapicero negro: “Nel Azevu, ena probencia de Caçris, nel mesmu puebru qu´está apossau ampié dela Sierra Gata, orellas l´entrá sur, p´ondi chaman  l´elmita Corderu, ena parti de l´oratoriu detrás della fizimus una secreta i endentru tres sepurturas i enellas, en´arcas de pedra, fijamus un tesoru de quintales d´oru i prata i una tenaja de porbu de l´oru”.

-- ¡Contri!. Velequí que la Maria Davila, i el su cenachu esparto, nu benían a bolu.

-- To mesteriu se di por trapu.

-- ¡Joder!, i la mi mujel que, por essi mesteriu, apossó una retrataura suya endelanti dun vaso cun adeiti i una mariposa arcendía.

-- Cavílati cumu l´idimus to estu a lus´Arcaldis. La María Dativa dilssi de ciñioris.

-- Yo se lu digu a lus´Alcaldis i tú al cura, ca unu cona su albeliá.

-- Ca si sea. Amur´allá, vayemus Tomasinu.

……………………………

-- I di, ¿que pasó endispués paí?.

-- Na de na. Agora el cura di, to enfurruscáu, que tornin to l´oru que fartó.

-- ¿Essu es lu que l´aloba?.

-- To, pu essu.

-- ¿I la María Dativa?.

-- A palráu ena boca dun abogáu i di que jásilu pagáu Dios pola su devoción. “Essu es noverdá”, le diju el nuestru Alcaldi a l´abogáu. “Pu enterroguin al Corderu Benditu, ver quiziás si da radón”, diju sin´enmutalsi l´abogáu, i juesi porondi fo.

-- Assín jue. Entovía llegó e l´arcaldi a dizili, jeríu nel su onol: seguiremus esti preitu jasta lleval-lu anti Dios.

-- Pamí qu´el oru voló i el santu mos queó.

-- Era santa sumé.

-- Un chozu sin la su puerta.

-- Mos s´emplea pol fialmus.

-- Pu ya nu se pue faratal.

Este diario lo hacemos todos. Contribuye a su mantenimiento

ING Direct - Sierra de Gata Digital
Nº CC ES 80 1465 010099 1900183481